TERRITORIO INDÍGENA y PARQUE NACIONAL ISIBORO SÉCURE

T I P N I S

Página principal | Datos | Culturas | Fauna | Flora | Subcentral TIPNIS | Campaña | Documentos | Fotografías

     
 

MAPAS INÉDITOS DEL INRA QUE MUESTRAN LA INVASIÓN DE COLONOS EN EL CHAPARE Y EN EL TIPNIS

 
 

Observe en este mapa la zona colonizada en el Chapare y como la penetración al TIPNIS ha sido inminente. La ciudad de Cochabamba es pequeña comparada con toda el área colonizada. La mayor parte de la flora y fauna de esta zona ha sido destruida y reemplazada por coca.

Los siguientes extractos pertenecen a la “Evaluación Ambiental Estratégica del TIPNIS 2011”, documento que pertenece al propio Gobierno y Ministerio de Medio Ambiente y Aguas ¿PORQUÉ SE NOS OCULTA LA VERDAD?  ETNOCIDIO PROVOCADO POR COCALEROS. LA COCA DEL POLÍGONO 7 SE USA PARA FABRICAR DROGA

“Las comunidades trinitarias y yuracarés que se encuentran conviviendo con la colonización han perdido la posibilidad de control sobre sus bosques comunales; ellos se encuentran loteados y en manos de la asignación que da el sindicato de colonizadores, así, al igual que cualquier otro colonizador, poseen sus lotes y han asumido como sistema de organización social al sindicato, forman parte de él. El área común de cacería que caracteriza a las comunidades indígenas, no existe, por tanto, la actividad de caza y recolección se halla en franca desaparición o solo se la realiza algunas veces al año cuando se movilizan hacia las áreas de bosque comunal de las comunidades indígenas que se encuentran distantes de la colonización pero con influencia de la economía de la hoja de coca. Ciertamente, estas comunidades poseen como principal producción la hoja de coca y han perdido completamente las prácticas del sistema agroforestal que implica manejar parcelas agrícolas con cultivos perenes. El reconocimiento de propiedad que se hereda consanguíneamente sobre dichas áreas y que viene marcado por usos y costumbres culturales, no tiene razón de ser ya que la propiedad de la tierra es asignada por el sindicato sobre un número determinado de hectáreas, tenga o no plantaciones de larga vida”.

“La presencia del colonizador andino supone la parcelación de la tierra, el acceso a lotes que son asignados por el sindicato, la desaparición de normas y reglas culturales que permitían un acceso colectivo e individual a los bienes del bosque, con ello, la desmembración de flujos de obligación y reciprocidad que reproducen cultural y económicamente a los pueblos de la selva.
El deterioro de la matriz cultural adaptativa, en general, es muy profundo en la zona sur; en particular, puede verse en sus dos tendencias. La primera, que refleja una situación extremadamente crítica de sobrevivencia cultural que pasa por la mimetización del indígena en la dinámica de producción de hoja de coca y su afiliación al sindicato”.

“Los lugares loteados por el sindicato no son de acceso colectivo sino de acceso individual y al constituirse la coca el cultivo central de la actividad agrícola, la crianza de biodiversidad que caracteriza a las parcelas agrícolas con cultivos perenes y que vincula la agricultura con la cacería y la recolección, es prácticamente inexistente entre las comunidades que se encuentran conviviendo con la colonización”.

“Las familias yuracares y trinitarias siguen obteniendo mano de obra mediante sus mecanismos familiares y consanguíneos, pero, a la vez, venden su mano de obra a las familias de colonizadores, sobre todo en la cosecha de hoja de coca”.

“La cacería, pesca y recolección en estas comunidades ha sufrido importantes bajas, primero, porque reciben mucha presión de las colonias asentadas en la cuenca alta del Isiboro, segundo, porque se detecta una disminución considerable de animales y peces, junto con frutos que ofrecía el bosque en un pasado. En otras palabras, los bienes del bosque han iniciado un ciclo que avanza hacia su carencia”.

“Lo que ha cambiado drásticamente en estas comunidades es su gran vinculación y dependencia de la economía de hoja de coca que se da de dos maneras. La primera, en tanto son comunidades donde las familias indígenas siembran hoja de coca, siendo el principal ingreso monetario familiar y, segundo, la gran movilidad en la venta de mano de obra que se realiza con las familias de los colonizadores. Ambos elementos están afectando la composición de la economía étnica, puesto que cada día se monetariza más y se le asigna más valor a los vínculos con el mercado y cada día es menos probable obtener fuerza de trabajo mediante los mecanismos de reciprocidad generados entre las familias indígenas”.

“Concluyendo, podemos afirmar que en la región sur del TIPNIS la matriz cultural de ocupación espacial de las sociedades originarias de la selva está en franco proceso de desestructuración por la iniciativa y ocupación de los colonizadores y porque las familias indígenas se han sumado a la dinámica económica de producción de hoja de coca”.

“Las comunidades indígenas que viven en la región de colonización poseen superficies de cultivo de hoja de coca y para habilitarse en el mercado local, se encuentran sindicalizadas, lo que les permite manejar la figura de cato de coca por familia. Ello ha cambiado cualitativamente la forma en cómo usan y aprovechan los Recursos Naturales”

“Es posible afirmar que en el contexto del TIPNIS son las comunidades que mayor cambio han sufrido, llegando incluso a afectar sus formas de ocupación del espacio que involucran criterios políticos de organización social, porque si bien como comunidades que mantienen relación con la Subcentral del TIPNIS y han formado una organización local denominada CONISUR, lo cierto es que sus miembros se encuentran comprometidos con los sindicatos de colonizadores como medio y forma de ingresar al mercado local de hoja de coca”.
“El TIPNIS es una región que fue ocupada bajo la dinámica de producción de hoja de coca y dicha producción tiene vínculos fuertes con la producción ilícita de cocaína. Ya en los años de 1990 el centro de acopio de hoja de coca en Isinuta se convierte en el foco más importante de concentración de hoja de coca en el Chapare”.
“A ello debemos sumarle el carácter de economía regional presente en la zona que vincula la producción de hoja de coca con la producción de cocaína”.
“Esto hace suponer, vinculando con lo ocurrido en el TIPNIS en los dos últimos años, que la dinámica de superficies agrícolas para sembrar hoja de coca no solo que están en franco crecimiento sino que al estar vinculadas a la producción de cocaína, están recibiendo un incentivo muy grande que viene del mercado global de la región de Latinoamérica y que posiblemente se esté expresando bajo el formato de usurpación de áreas indígenas que caracterizó los años 1988/1990, con un ingrediente nuevo, hoy día las comunidades indígenas, a diferencia de los años 88/90 están involucradas en la producción de hoja de coca”.

MEDIO AMBIENTE EN EL TIPNIS

 “Considerando las tendencias estructurales actuales, el escenario ambiental probable de los ecosistemas y biodiversidad en las áreas donde habitan los pueblos originarios del TIPNISen el mediano plazo, presentará los siguientes rasgos:
* Persistencia de la riqueza y diversidad de especies, incluyendo a las especies características, clave, críticas y valiosas económicamente
* Persistencia de la estructura natural de las comunidades biológicas
* Mantenimiento de los recursos naturales clave
* Mantenimiento de la extensión y de los niveles de conservación de los ecosistemas
* Mantenimiento de la resilencia y homeostasis naturales de los ecosistemas
* Persistencia de los flujos naturales en el paisaje y de las relaciones espacio-temporales entre ecosistemas
* Optima capacidad de respuesta y adaptación frente al cambio climático

Asimismo, en la zona de colonización (polígono 7), la tendencia a una degradación mayor del ecosistema y biodiversidad será su rasgo distintivo.
* Pérdida irreversible de especies características, clave, críticas y valiosas.
* Pérdida de las comunidades biológicas naturales.
* Pérdida de recursos naturales de la biodiversidad.
* Aumento de la invasión de especies exóticas y plagas.
* Capacidad de respuesta limitada o nula frente al cambio climático: Pérdida significativa de la capacidad de adaptación hidrológica a los efectos de cambios climáticos.
* Desculturización, desestructuración y extinción de grupos indígenas.

AGUA EN EL TIPNIS

Con relación al agua, la situación que se presente será en los paisajes regionales y en cada uno de los espacios de vida:
* En el paisaje regional subandino, se mantendrá la captación de precipitaciones y regulación de flujos de descarga aguas abajo.
* En el paisaje regional de piedemonte, zona de vida del alto secure, también se mantendrá la recarga de acuíferos por captación de flujos de agua procedentes del Subandino, así como la distribución y regulación de los flujos superficiales y subterráneos del agua.
* En el paisaje regional de Beni Sur, también habrá un mantenimiento de las funciones hidrológicas del paisaje regional.

Por el contrario, en el paisaje regional de piedemonte donde está el sistema de vida colona, la situación será más crítica y sus rasgos centrales serán:
* Perturbación y cambios irreversibles en los regímenes naturales adaptativos de: drenaje, carga/descarga de acuíferos, e inundaciones.
* Cortes o desvíos artificiales de cauces fluviales.
* Aumento excesivo de la evaporación por aumento de la insolación: desertificación antrópicamente inducida.
* Disminución de caudales hídricos superficiales y subterráneos.
* Cambios extraordinarios del curso de cauces fluviales y subterráneos.
* Aumento en la contaminación bacteriana y orgánica de las aguas con propagación y proliferación de enfermedades como cólera, paratifoidea y gastroenteritis.
* Aumento en la contaminación química de las aguas con: precursores de la cocaína, pesticidas, abonos químicos, combustibles, aceites, productos industriales, etc.
* Intensificación de la disminución o pérdida de la productividad natural de las aguas, con pérdidas importantes de la producción piscícola aguas abajo”.

Los sindicatos de colonos cocaleros han devastado el Polígono 7 del TIPNIS. Quieren carretera para ampliar su frontera agrícola.

La Comunidad de Santísima Trinidad es la única que mantiene su carácter de TCO dentro del Polígono 7 dentro del TIPNIS y recibe la presión de colonos cocaleros. Observe la cantidad de sindicatos cocaleros que asfixian a la valiente comunidad.

Este plano oficial del INRA muestra la zona de Nueva Aroma cerca de la comunidad de Santísima Trinidad. Se puede constatar a ambos lados del tramo 2 del trazo carretero la repartija de tierras que ya tienen títulos ejecutoriales a nombre de colonos invasores. Los espacios oscuros han sido fraccionados ilegalmente para la implatación de negocios ilegales como surtidores, prostíbulos y aserraderos.

 

Página principal | Datos | Culturas | Fauna | Flora | Subcentral TIPNIS | Campaña | Documentos | Fotografías